CBJAA

Se baja el telón

Escrito el 15/06/2021
Carlos González


CBJA 64 – 67 TRES CANTOS CBJA 62 – 63 FUENLABRADA

Parece que fue ayer cuando un grupo de pequeñajos se juntaron para formar su primer equipo federado. Unos pocos llevaban el baloncesto en el ADN mientras otros apenas sacaban aprobado en botar el balón. Cada entrada con la izquierda parecía una odisea e igualmente imposible resultaba que todos atendieran las órdenes del entrenador en los tiempos muertos. Entre risas, despistes, alegrías y lágrimas comenzaron un viaje que ahora llega a final de estación. Solo es un cambio de andén pero marca el inicio de un nuevo recorrido con las valijas llenas de aprendizaje y con atractivos desafíos que afrontar. El Tornado pasa a canasta grande.

Los chicos llevarán dentro lo vivido, años que les han servido para conocer a cada compañero, para establecer conexiones que en algún caso pueden durar toda la vida, para empezar a saber lo que quieren y lo que no (no está nada mal aprender a reconocer lo que no te gusta aunque no tengas tan claro lo que sí).

Han sido años mágicos y extraños, años de esperanzas y temores, de fiestas y pandemias, de piel empapada en sudor y nieves casi eternas impidiendo dar un paso… Años de pandilla y soledad, de superación y fragilidad, de compañeros que se han ido en la cancha y en las gradas (siempre en nuestro recuerdo) y de otros nuevos que han llegado para mantener viva la llama. Hemos disfrutado el día del Mini y también hemos sentido la frustración de no repetir. Ha llegado el momento de bajar el telón…pero no para siempre. The show must go on. En los dos últimos partidos de la temporada, el mensaje de Raul (con quien los chicos han vivido su episodio más largo en esta etapa y con quien les unirá una complicidad especial por mucho tiempo) ha sido el mismo: disfrutad de vuestros últimos momentos en canasta pequeña.

Eso no quiere decir que a partir de ahora vayan a dejar de disfrutar, ni mucho menos. Seguramente por conocimiento del juego, por desarrollo físico, por el nexo de unión que seguirá creciendo con sus compañeros van a disfrutar del baloncesto incluso más que hasta ahora. Pero la canasta pequeña no vuelve y, por eso, Raul les insistía en aprovechar esos últimos minutos de Minibasket. El partido del sábado ante Tres Cantos nos remitía al disputado hace unos meses con victoria del Tornado. Esta vez, la motivación no era la de entonces y el resultado tampoco lo fue.

Derrota por tres puntos en un partido equilibrado que se decantó por detalles, especialmente en nuestra defensa donde nos mostramos un poco perdidos en la lectura de los cambios de marca y ellos aprovecharon para lograr canastas fáciles. La temporada nos ha demostrado que para aspirar a llegar a los últimos peldaños es imprescindible mantener un rendimiento defensivo muy alto y regular. Un parcial de 4-14 en el primer cuarto y otro de 0-10 en el segundo hicieron muy difícil la remontada.

El domingo, la cita era ante Fuenlabrada, que cuenta con dos chicos enormes ante los que la captura del rebote se convierte en una quimera. Había que estar muy acertado porque no sería fácil tener segundas opciones y el Juande circuló más que nunca el balón por fuera pero faltaron rupturas, fintas, acciones que sacudiesen el hormigón que el rival presentaba por dentro. En la segunda mitad el equipo mejoró en la construcción ofensiva con efectividad por fuera y penetraciones valientes hacia el aro. Con el partido empatado a dos segundos del final, el Fuenlabrada dispuso de tres tiros libres para ganar. Anotó uno. Era de esperar.

Esta campaña será inolvidable por muchas cosas y, entre ellas, por haber perdido tres opciones de mejorar nuestra ruta hacia el día del Mini por un punto y por despedir la primera parte de nuestro viaje también cayendo de idéntica manera: por un punto. En el fondo, una anécdota. Ahora toca seguir. Mantener el espíritu de equipo será clave. Acaba lo bueno. Empieza lo mejor. Aquí estaremos para contarlo.