Cuando el Juande se parece al Juande

Cuando el Juande se parece al Juande

Escrito el 23/11/2021
Carlos González


Preinfantil CBJA 45 – 71 ALCORCÓN 

Los 28 puntos en contra en Alcorcón reflejaron lo que se vio en el parqué, una clara y manifiesta superioridad local ante un Juande encogido y sobrepasado. Malas sensaciones. Los 26 puntos en contra en Alcalá ante el mismo rival no reflejan lo que se vivió en la cancha, una diferencia exagerada cimentada en unos minutos de desconcierto general que Alcorcón aprovechó para abrir una brecha incurable.

Vetas de identidad morada, de lucha apasionada para sostenernos en un partido con demasiadas trabas como para obtener un resultado positivo pero con sustrato para adivinar crecimiento y batalla en las próximas citas. Los equipos llamados a luchar por el título no pueden descartar al Tornado en sus particulares pronósticos si respetamos nuestras señas de identidad, esas que siempre nos han espoleado para asegurar que, cuando el Juande se parece al Juande, cualquier rival tendrá que aportar un esfuerzo extra al habitual para superarnos.  Resulta cercano a lo contradictorio decir que el Juande estuvo mucho mejor que en el encuentro previo viendo que el marcador (25-71) revela una diferencia próxima a la de la ida.

Sin embargo, las conclusiones fueron muy distintas. El equipo supo encontrar solución a algunos problemas defensivos del anterior choque y también halló mejores vías de anotación y, además, mostró un pundonor necesario para solventar situaciones contrarias en el futuro. La primera evidencia de ello fue la capacidad de mantenerse con opciones después de un 0-14 inicial que habría enterrado a cualquiera. Pero el Tornado supo hacer un torniquete para evitar la sangría comenzando a carburar en ataque y con menos desorden en los dos sectores. Alex apostó por una defensa individual que Alcorcón no rompía tan fácilmente ya que nuestros chicos no rehuían el contacto en el cuerpo a cuerpo con un importante esfuerzo físico en cada defensa. De hecho, el Juande conquistó el segundo cuarto (18-12) y se colocó a cinco puntos, una distancia que pudo ser incluso menor si se hubieran evitado algunas pérdidas.

En el tercer cuarto se redujo la diferencia a un solo punto, otro detalle que nos demuestra que el grado de competitividad del Tornado fue mucho más alto que en Alcorcón. Allí, no hubo opciones. Aquí, el equipo superó las dudas iniciales para meterse de lleno en el partido y con posibilidad de seguir apretando el marcador en un par de contras con pérdida en el origen. Las posesiones perdidas en inicios de jugada (saques de fondo incluidos) se sumaron a unos minutos de incertidumbre (generada por algunas decisiones arbitrales erráticas que despistaron a los chicos por el variable rigor en la medida de las faltas) para sembrar un socavón que acabó siendo un abismo.

Alcorcón comenzó a dañar nuestra defensa con cortes desde el lado débil que generaron varias canastas consecutivas suficientes para abrir brecha. El marcador se fue a un -14 en cuestión de minutos. Fue imposible recomponer un partido que se deshilachó por completo dejando un sabor de boca amargo que puede dominar el control de las conclusiones. No debe ser así. El equipo dejó muchos detalles interesantes, todos empiezan a sumar prestaciones y el orgullo de equipo se está instaurando el grupo.  Al día siguiente, tras el entrenamiento, todos salieron del entrenamiento entre bromas, unidos, cómplices. Algo bueno se está gestando.